DERMATOLOGÍA PEDIÁTRICA

DERMATOLOGÍA PEDIÁTRICA

La Dermatología pediátrica se ha convertido en una de las especialidades de esta rama de la medicina que más casos atiende al año. El diagnóstico preciso de esta subespecialidad posibilita el tratamiento adecuado a las diferentes patologías que sufre la piel de lactantes y niños. Una dermis más delicada que la de los adultos, y que cada vez padece más alteraciones dérmicas.

dermatologia-pediatrica-valencia

Se calcula que la dermatitis atópica afecta aproximadamente a un 20% de niños. Casi el doble que en adultos. Suele diagnosticarse entre los 2 y 6 meses de edad y se caracteriza por presentar una piel extremadamente seca, agrietada y con picor. Existe predisposición genética, pero no es la única causa de esta patología que es más visible en el cuero cabelludo, cara, codos y rodillas de los bebés y más común en pies, pliegues y cuello de los niños. Los especialistas pediátricos alertan de la existencia de otros factores como la falta de higiene, uso de geles inadecuados e incluso alergias alimentarias. Su diagnóstico precoz es vital para tratar y disminuir los brotes de esta patología crónica pero que se puede controlar con el tratamiento adecuado.

Dermatología pediátrica, ¿Qué otras patologías dérmicas trata?

 

Suscríbete a nuestra newsletter

 Dermatitis del pañal

Genera irritación, enrojecimiento y descamación. La causa no siempre se encuentra en el roce y uso continuado del mismo pañal. El bebé también puede ser sensible a jabones, toallitas e incluso a determinados detergentes para lavar la ropa. Si la dermatitis persiste más de dos o tres días es recomendable acudir al especialista porque la afección podría estar provocada por un tipo de hongo llamado “candida albicans” y el dermatólogo debe indicar una crema y tratamiento específico.

Dermatitis seborreica o costra láctea

Muy común en lactantes se muestra a través de escamas en áreas grasas como el cuero cabelludo o dentro del oído. Se recomienda el uso de jabón neutro en la zona donde se presenta la dolencia. Si persiste el pediatra especializado preescribirá esteroides tópicos o geles keratolíticos específicos.

Molluscum Contagiosum

Es una infección viral benigna que afecta a los niños de entre 2 y 5 años. Se muestra a través de una erupción que suele alarmar a muchos padres. Esta patología no necesita tratamiento, igual que se manifiesta, desaparece. Una vez madura el sistema inmune del niño y adquiere defensas que los destruye. No obstante, existen tratamientos que aceleran el proceso.  Curetaje a través de un instrumento llamado cureta que los raspa hasta eliminarlos y croterapia con nitrógeno líquido.

Angiomas y hemangiomas

Son unas marcas de nacimiento muy frecuentes en bebés. Aparecen en determinadas zonas de la piel donde hay más vasos sanguíneos de lo habitual. Son muy comunes en los párpados, en la frente, alrededor de la nariz y en la nuca.La mayoría desaparecen antes de los 2-3 años, pero si persisten se pueden tratar con láser.

Urticaria

Es una afección habitual en niños afectados por dermatitis atópica. Habitualmente es transitoria tras una infección viral. Se muestra a través de una erupción en la piel en forma de grandes ronchas. El tratamiento consta de antihistamínicos orales que resuelven la alteración transcurridos pocos días.

Dermatología durante el embarazo

La piel de las futuras mamás también es muy sensible. Sufre alteraciones hormonales y metabólicas y a nivel inmunológico, que desencadenan cambios cutáneos como acné,  varices o melasma. Suelen desaparecer después del parto, pero es necesario seguir una pautas que siempre debe marcar el especialista. Los dermatólogos también alertan sobre la sequedad extrema que padece el 80 % de las mujeres embarazadas. Es más susceptible a la aparición de irritaciones en la piel, eczemas y alergias.

Son cambios inevitables pero muy previsibles. Su detección temprana y el tratamiento pautado por los médicos especialistas minimizan las posibles secuelas que pueden dejar huella en la piel.