INTRUSISMO MÉDICO CAPILAR

INTRUSISMO MÉDICO CAPILAR

El intrusismo médico a día de hoy está al alcance de todas las especialidades, y en alza en la rama de trasplante capilar en hombres en hombres. La Sociedad Internacional de cirugía de restauración del cabello ( ISHRS) advierte del riesgo que corre más de la mitad de la población masculina, y un 25 por cien de mujeres que padecen algún tipo de patología capilar, porque en los últimos años ha incrementado el número de personal sin licencia que ejerce esta especialidad. La demanda de implantes en valencia  ha aumentado un 40% en los últimos 15 años. Se estima que el 18% de las consultas en dermatología se refieren a problemas del cabello. Una cifra elevada con respecto a otras patologías relacionadas con la piel. Un diagnóstico especializado dictamina la carencia particular, y su valoración precoz facilita disponer del tratamiento más eficaz. Lo tiene que poner en práctica personal médico cualificado que cuente con la formación, experiencia y certificaciones que así lo acrediten. La tricología es la ciencia más precisa que se ocupa de la evaluación, tratamiento de las alopecias y otros problemas capilares, y los dermatólogos-tricólogos son los únicos médicos capacitados para ejercerla. La realidad en cambio muestra que la ética profesional no acompaña a un número elevado de tratamientos.

Profesionales y consumidores vs intrusismo médico

INTRUSISMO-CAPILAR

Es la lucha que promueve la Sociedad Internacional de cirugía de restauración del cabello. Recomienda que todos los pacientes acudan a la consulta o centro médico donde asistan profesionales cualificados aunque se sometan a intervenciones mínimamente invasivas. Su salud está en riesgo porque un falso diagnóstico puede ocasionarles daños irreparables en su cabello y cuero cabelludo . Esta organización también advierte que siempre hay que asegurarse de que el médico con el que hayan programado la cirugía sea el encargado de realizarla ya que se han confirmado casos en los que el dermatólogo especializado ha delegado en personal sin licencia. No basta con echarse la mano a la cabeza, el intrusismo  conlleva consecuencias legales y sobre todo atenta contra la salud de muchas personas.

 

Suscríbete a nuestra newsletter