Piernas – Cruroplastia

La cruroplastia para remodelar tus piernas

Elimina el exceso de grasa y piel en la cara interna y externa de los muslos, mejora la flacidez, remodela su contorno y corrige su volumen en relación al resto del cuerpo.

¿Quien puede someterse a una cruroplastia?

Aquellas personas adultas que hayan sufrido importantes oscilaciones de peso, y en consecuencia presenten una flacidez extrema en la piel de la zona. También son candidatos aquellas personas con en exceso de grasa acumulada en la zona.

plastica_301210142
La piel se tersa y los acúmulos de grasa se eliminan, restituyendo así el contorno normal de la zona.

¿Necesito una cruroplastia?

La cruroplastia no es de elección para todos los pacientes. Su cirujano le aconsejará sobre la opción más adecuada para usted y si va a precisar de otros tratamientos conjuntamente en el objetivo de conseguir una satisfacción máxima con el resultado.
En la consulta preoperatoria se evalúa la situación de sus muslos, así como las proporciones corporales del paciente y los problemas médicos que pudieran estar relacionados.

 

¿Qué debo saber sobre la cruroplastia?

Es importante conocer los riesgos y beneficios. Un paso fundamental es la entrevista con su cirujano, así como establecer una relación de confianza y realizar todas las cuestiones que le vayan surgiendo a medida que se establece la entrevista. Su cirujano le explicará todos los pasos que se han de seguir antes y después de la intervención.

La intervención dura aproximadamente 2 horas y se realiza bajo anestesia general o local según valore el especialista.

La piel se tersa y los acúmulos de grasa se eliminan, restituyendo así el contorno normal de la zona. Terminada la operación se coloca un vendaje compresivo. Durante unos cuantos días tendrá una sensación de tirantez en la zona. Las molestias de la cirugía ceden con la medicación y no impedirán que usted se mueva o camine libremente.

Los drenajes linfáticos y un ejercicio suave ayudarán a que se desinflame la zona intervenida en un periodo más corto. Habitualmente se puede reincorporar al trabajo y realizar una vida normal en una semana.

Las suturas se retiran en 2-3 semanas, pero la cicatriz no tendrá su aspecto definitivo hasta pasado casi un año de la intervención. Del mismo modo, la zona irá desinflándose lentamente y tardará en adquirir su aspecto definitivo 4-6 meses.

Con la cruroplastia se consiguen resultados duraderos, siempre y cuando mantenga usted una alimentación sana y una actividad controlada.

 

¿Qué puedo hacer para prepararme para la operación?

Deberá informar a su cirujano sobre la medicación que está tomando y éste le informará si deberá cambiar algunas pautas. Existen algunas medicaciones que pueden influir en la cirugía, por lo que su cirujano necesita saber qué acostumbra a tomar habitualmente como tratamiento de determinadas patologías y la medicación con la que usted combate situaciones como migrañas, resfriados… También es importante informar si usted acostumbra a tomar productos de herboristería u homoterapia.

Es importante dejar de fumar en un periodo antes y después de la cirugía. El tabaco aumenta los riesgos y complicaciones de cualquier intervención.

En caso de necesitar más información, por favor no dude en llamarnos al 960 619 002