SUDOR EN EXCESO Y EL AUMENTO DE TEMPERATURAS

SUDOR EN EXCESO Y EL AUMENTO DE TEMPERATURAS

El sudor en exceso acompaña a la subida de temperaturas, y abandona inconscientemente al desodorante. Son días en los que las personas que padecen hiperhidrosis se llevan las manos a los bolsillos, y no tanto a la cabeza porque el calor dispara su patología. Se calcula que más de un millón de españoles padecen esta afección dermatológica cuyas consecuencias alteran su calidad de vida, y les puede llegar a generar capítulos de ansiedad.

Afecta a ambos sexos por igual, y suele diagnosticarse al cumplir los 20 o 25 años.

¿Por qué algunas personas sudan más que otras?

El sudor cumple una función fisiológica necesaria para regular la temperatura corporal, y enfriar el cuerpo a través de la evaporación de agua. Cuando el sistema nervioso acusa hipertermia envía un estímulo a las glándulas sudoríparas del cuerpo para que generen sudor. Función necesaria pero desbordada en personas que transpiran en exceso. Ocurre porque se produce una alteración en el sistema nervioso que envía señales erróneas a determinadas glándulas sudoríparas ubicadas en manos, pies, axilas y cara que producen sudor cuando en realidad no hay necesidad de enfriamiento. A esta respuesta se le denomina hiperhidrosis primaria. Existe una secundaria que surge sin previo aviso, y viene determinada como consecuencia de otra enfermedad, a raíz de un episodio de ansiedad, o incluso como una reacción durante el embarazo.

Suscríbete a nuestra newsletter

 

Cómo evitar el sudor en exceso

Existen remedios “caseros” muy efectivos para evitar situaciones violentas como puede ser un simple apretón de manos o no sentirse seguro en un encuentro social. Los dermatólogos especializados en esta patología aconsejan evitar el consumo de cafeína y alcohol porque disparan la sudoración. Desaconsejan el uso de ropa ajustada, y recomiendan prendas de color blanco y negro para disimular los signos de sudoración. En el caso del calzado insisten en la utilización de zapatos de cuero con suelas específicas que absorban la humedad a juego de calcetines que cumplan la misma función. Hacen hincapié porque esta es una de las partes del cuerpo más vulnerables a padecer sudoración excesiva. Soluciones que en cambio no son del todo efectivas para casos de sudor extremo.

Técnicas para el tratamiento de la sudoración excesiva

Miradry

Es el tratamiento más novedoso para tratar la hiperhidrosis en axilas. Un mecanismo en forma de pistola que a través de energía electromagnética, consigue diseminar  las glándulas de esta zona. Las destruye de forma no invasiva e inmediata.

Toxina botulínica

El tratamiento con toxina botulínica está indicado para pacientes que padecen sudoración intensa en las palmas de las manos y  pies. La inyección de esta proteína bloquea de forma temporal los nervios que estimulan las glándulas sudoríparas que producen exceso de sudor.

Consejos a tener en cuenta ya que el calor amenaza con fuerza, pero si la patología es persistente lo más conveniente es acudir a especialistas que determinarán el tratamiento adecuado.