¿Cómo afecta la menopausia a tu piel?

¿Cómo afecta la menopausia a tu piel?

La menopausia marca el inicio de una nueva fase en la vida de la mujer, entre los 45 y 50 años, y aunque es una etapa fisiológica normal si que implica cambios a nivel interno y externo. Desde el mismo día que finaliza tu última regla, empiezan a descender de forma gradual los niveles de tus hormonas sexuales femeninas, que son los estrógenos y la progesterona. Los ovarios dejan de liberar óvulos, empiezas a experimentar cambios emocionales, metabólicos, óseos y tu piel también empieza a acusar sus efectos.

MENOPAUSIA Y PIEL valencia

Efectos de la menopausia en tu piel

El descenso en la producción de las hormonas sexuales femeninas, está directamente relacionado con la disminución de nuestra producción natural de colágeno, elastina y ácido hialurónico. 

Estos tres elementos son lo que llamaríamos los cimientos de nuestra piel, su descenso supone un aumento de la flacidez, pérdida de tono y deshidratación. La piel pierde su capa lipídica, por ello se deshidrata con mayor facilidad, ya que su poder para retener el agua disminuye.

Las evidencias de la menopausia en toda la piel de tu cuerpo pueden manifestarse de diversas maneras: 

  • Disminuye el grosor de tu piel como consecuencia directa del descenso de ácido hialurónico a nivel celular. Es la manifestación más visible del efecto de la menopausia en la misma, que adelgaza volviéndose más fina y transparente. Disminuye considerablemente también la capa de colágeno y las glándulas sebáceas cada vez segregan menos sebo provocando que la epidermis, que es la capa mas externa de la piel, se vuelva más seca y rugosa.
  • La piel menopaúsica es más vulnerable y también más propensa al daño ocasionado por el sol. El desequilibrio hormonal altera la producción de melanina, por lo que aumentan la aparición de manchas en cara, escote y manos.
  • El descenso de colágeno y elastina provoca un aumento en la aparición de arrugas, ya que nuestra piel pierde firmeza sobre todo en el óvalo facial y parte inferior del rostro, cuello, brazos y cara interna de las piernas.
  • La piel pierde luminosidad y vitalidad al empeorar su oxigenación.
  • Los cambios emocionales y episodios de apatía o depresión, habituales en esta etapa, se reflejan también en tu piel, haciendo que este más apagada y sin brillo debido a la reducción de la producción de endorfinas, dopamina o serotonina, responsables de la sensación de bienestar y felicidad.
  • La deshidratación no sólo se produce en la piel de tu cara, sino que a nivel vaginal también aumenta considerablemente la sequedad, lo que da lugar a molestias en las relaciones sexuales.

¿Cómo puedes prevenir los efectos de la menopausia en tu piel?

Tu piel no solo experimenta cambios a partir de la menopausia. Existen una serie de factores intrínsecos como la herencia genética o la edad y otros factores extrínsecos, como el daño producido por la radiación solar o malos hábitos de vida, que influyen en su estado a lo largo de todas tus etapas. Nuestra recomendación es que te adelantes a las consecuencias y que extremes sus cuidados conforme te vayas acercando a la menopausia, para que cuándo experimentes la falta de estrógenos, tu piel se encuentre en un nivel óptimo de hidratación y calidad. 

Si tratas tu piel a tiempo, podrás evitar que su estado empeore, y hoy en día es posible gracias a la dermocosmética, la dermatología, la medicina estética, la terapia hormonal sustitutiva, la terapia hormonal bioidéntica y la ginecología funcional, que han desarrollado tratamientos para revertir los síntomas que la menopausia ocasiona en tu piel tanto a nivel facial como corporal.

  • La dermocosmética aporta los activos específicos de esta etapa que la capa más superficial de nuestra piel deja de sintetizar.
  • La dermatología elimina mediante tecnología láser y peelings dermatológicos las manchas y unifica el tono de nuestra piel.
  • La medicina estética combate la flacidez tan característica de esta etapa y disminuye las arrugas con infiltraciones de toxina botulínica y rellenos.
  • La ginecología funcional aplica tratamientos a nivel vaginal para revertir el deterioro de la piel de la zona y devolver la calidad de vida a nivel sexual y de autoimagen corporal íntima. 
  • La terapia hormonal sustitutiva y la terapia hormonal bioidéntica o pellet hormonal, aporta todas aquellas hormonas que nuestro cuerpo ya no produce de manera natural y garantizan un correcto funcionamiento de todos los procesos de nuestro organismo para mejorar nuestra calidad de vida.
No hay comentarios

Comentar

Call Now Button