Alopecia Androgenética: Diagnóstico y Tratamiento

Que és Alopecia Androgenética

Alopecia androgenética porque tal y como su nombre indica responde a: herencia genética, hormonas y envejecimiento. Se manifiesta de forma temprana ,a partir de los 20 años, en  hombres y de forma más tardía en mujeres.

Causas de la Alopecia Androgenética

Los receptores hormonales presentes en la raíz del cuero cabelludo son muy sensibles a la hormona masculina denominada testosterona. Aunque los niveles de esta hormona sean normales en sangre, pueden provocar cambios en el cabello de algunas zonas, según el sexo del paciente y a una determinada edad. Esta alopecia de base hormonal es lo que se conoce como alopecia androgenética. Realmente no hay un aumento significativo en la caída del cabello pero sí se aprecia una pérdida de densidad significativa en determinadas zonas del cuero cabelludo. Generalmente comienza en la coronilla y las entradas en los varones y de forma menos localizada en las mujeres. Lo que realmente ocurre es una «miniaturización» de los cabellos, lo que implica que cada vez son más finos y por lo tanto aportan menos densidad a la zona donde se encuentran. Se trata de un proceso que empieza a diferentes edades según la persona, en general antes en los hombres que en las mujeres y que una vez que se inicia tiene un avance progresivo.

Tanto la edad de comienzo como la rapidez del avance están determinadas en gran medida por los antecedentes familiares del paciente y cómo hayan evolucionado, por lo que este dato es fundamental en la evaluación de la consulta capilar. Sin embargo, la edad de comienzo en las mujeres suele superior a la de los hombres y si aparece de forma muy precoz será necesario descartar otro tipo de alteración hormonal que lo esté ocasionando con una analítica dirigida.

 Tratamiento de la Alopecia Androgenética

Conociendo este origen hormonal del proceso podremos explicar las principales vías de tratamiento. En último término, el trasplante capilar es una opción muy válida para mejorar las zonas despobladas pero nunca debe ir solo. La Doctora Alba Gómez, dermatóloga de la unidad de regeneración capilar de Instituto Médico Ricart asegura que es necesario un abordaje integral, tanto médico como quirúrgico para recuperar la densidad perdida y frenar la evolución del proceso.

«Un trasplante capilar sin un correcto abordaje médico solo es un parche temporal para el problema, por lo que ponerse en manos de un dermatólogo tricólogo es esencial para el abordaje de la enfermedad».

En este y otros tipos de alopecia el tratamiento dermatológico integral es clave para obtener unos resultados idóneos y a largo plazo. El primer fármaco que vamos a emplear para el tratamiento de este tipo de caída es el minoxidil.

El minoxidil es un fármaco que se empezó a utilizar como antihipertensivo pero al comprobar que los pacientes que lo tomaban aumentaban su densidad capilar se comenzó a indicar para la caída del cabello. El minoxidil interfiere en el ciclo folicular del pelo, prolongando su fase de crecimiento o anagen y por ello el tallo piloso puede aumentar su grosor, mejorando la densidad de la zona. Inicialmente se empleaba aplicado directamente en el cuero cabelludo pero los últimos estudios también han demostrado su utilidad si se administra por vía oral, por lo que se está incorporando esta nueva vía de tratamiento a nuestros algoritmos terapéuticos.

El segundo grupo de fármacos son los inhibidores de la 5alfa reductasa, una enzima que participa en el metabolismo de la testosterona. Estos fármacos son el dutasteride y el finasteride y lo que consiguen es disminuir los niveles de la forma más activa de la testosterona para que de esta manera se frene y recupere este proceso de afinamiento del cabello. De nuevo existen diferentes vías de administración de los mismos, desde la aplicación directa en el cuero cabelludo hasta la administración oral. La combinación de ambos grupos de medicamentos y el ajuste de su dosis así como de su vía de aplicación de forma individualizada en cada paciente es el secreto del éxito en el tratamiento.

Los estudios más novedosos han puesto de manifiesto la utilidad del dutasteride aplicado de forma directa, con microinfiltraciones en el cuero cabelludo, ejerciendo un efecto directo y localizado a este nivel, una técnica que todavía se comienza a implantar en los protocolos capilares dermatológicos. Finalmente, también puede ayudar al tratamiento de la alopecia androgenética la multitud de factores de crecimiento que contienen las plaquetas en su interior. Para obtenerlas se extrae sangre del paciente y se separa la parte rica en plaquetas que posteriormente se infiltran en el cuero cabelludo para llegar a la raíz folicular y ejercer su función como factores de crecimiento.

ALOPECIA ANDROGENÉTICA: CONCLUSIONES

Cada paciente precisa un tratamiento modulado y combinado con estas terapias en función de la severidad del proceso, su edad, sus antecedentes familiares y la velocidad de avance, que además va cambiando según la evolución del cuadro. Es fundamental acudir a una clínica dermatológica-capilar con soporte de un dermatólogo-tricólogo que conozca todas estas opciones de tratamiento y que pueda ofrecerlas al paciente.

El trasplante capilar es un tratamiento óptimo y con muy buenos resultados para este tipo de alopecia siempre que se realice en el momento adecuado y en combinación con el resto de terapias individualizadas del paciente.

Call Now Button