¿Cómo eliminar o minimizar las cicatrices?

¿Cómo eliminar o minimizar las cicatrices?

La cicatriz es el nuevo tejido generado por nuestro cuerpo  tras una intervención o herida. Al no poseer las mismas características que nuestra piel, destaca y la marca queda reflejada para el resto de nuestra vida.

Según un estudio publicado en EEUU* 6 de cada 10 pacientes no queda satisfecho con el resultado de la cicatrización tras una intervención, de ahí que nuestro equipo de dermatología se haya especializado en las técnicas más punteras para minimizar y/o eliminar las cicatrices.

eliminar cicatrices valencia

¿Qué tratamientos se están utilizando en la actualidad para mejorar el aspecto de una cicatriz?

Según nos confirma nuestra Dermatóloga la Dra Cristina Corredera “recientemente se han publicado estudios que avalan el uso de la toxina botulínica para la prevención de formación de cicatrices anómalas, inyectada alrededor de la herida”. Aunque inicialmente el tratamiento se realizaba a las dos semanas de la intervención, posteriormente se ha visto que cuanto más temprana es la inyección de toxina botulínica, mejor es el resultado final. Por ello, nosotros realizamos el tratamiento intra operatoriamente, inmediatamente después de la sutura.

Los mecanismos por los cuales la toxina botulínica favorece la correcta cicatrización de la herida son varios. El más evidente y conocido es la disminución de la contracción muscular subyacente y adyacente a la herida, disminuyendo así la tensión que soporta la cicatriz. Pero existen otros factores beneficiosos, de reciente descubrimiento como son la inhibición de la proliferación de fibroblastos y síntesis de matriz extracelular tanto en modelos animales y humanos in vivo, y la inhibición de las glándulas sebáceas responsables de respuestas inflamatorias que contribuyen a la hipertrofia de las cicatrices, entre otros mecanismo moleculares aún por dilucidar.

Si la cicatriz ya está presente y nos resulta anti-estéticas, bien por su forma, o bien por un ensanchamiento de la misma, y todavía persiste el eritema o enrojecimiento que caracteriza a la primera fase evolutiva de la cicatriz, usamos sobre todo láser de colorante pulsado.

En la siguiente fase, cuando ya no existe eritema usamos métodos ablativos fraccionales como el láser de CO2 o de erbio.

Cuando la herida presenta hundimientos, se puede valorar el uso de ácido hialurónico.

Si la cicatriz está abultada (hipertrófica o queloidea), infiltramos fármacos en la misma cicatriz, fundamentalmente 5-fluoracilo y corticoides de alta potencia. Éstos últimos además mejoran el picor o dolor de la cicatriz, en caso de que existan.

tratamiento cicatrices valencia

¿Por qué se forman cicatrices anti-estéticas, anómalas, hipertróficas, o queloideas?

El proceso de curación de una herida tiene varias fases: inflamatoria, proliferativa y de remodelación. Cuando se rompe el equilibrio de estas tres fases se produce fibrosis, por un exceso de tejido conjuntivo y una mala distribución de sus componentes. A su vez, la principal causa de fibrosis o tejido cicatricial es la inflamación crónica de la herida.

Existen múltiples factores que influyen sobre el resultado estético de una cicatriz:

  • Tensión sobre la cicatriz: cuando los bordes de la herida quedan unidos con mucha tensión existe más riesgo de que la cicatriz se ensanche con el tiempo y además de que se forme una cicatriz hipertrófica o queloidea. A su vez, la tensión de la herida quirúrgica depende, entre otros factores de: La orientación de la herida: existe menor tensión si la herida sigue las líneas de tensión de la piel, que coinciden con las arrugas y pliegues. La contracción de los músculos cercanos a la herida quirúrgica, pues provocan no solo un ensanchamiento de la cicatriz, sino además una inflamación crónica que aumenta la fibrosis de los tejidos.
  • Localización: zonas como orejas, hombros, espalda y pectoral tienen más tendencia a padecer formación de cicatrices anómalas.
  • Edad: Los ancianos suelen producir cicatrices mucho menos visibles que los niños, porque la tensión de la piel es menor, entre otros factores.
  • El agente causante: las cicatrices producidas por quemaduras o agentes químicos suelen ser mucho más evidentes que las cicatrices producidas por cortes limpios
  • Factores intrínsecos de cada individuo: cada individuo tiene su propia y particular forma de cicatrizar.
  • Cuidados de la herida y sutura realizada: un buen cuidado de la herida es decisivo en el aspecto final de la cicatriz, así como el tipo de sutura elegida y el esmero a la hora de realizar el cierre de la herida por parte del cirujano.

¿Se puede prevenir la formación de una cicatriz anti-estética?

Numerosos artículos científicos se han publicado sobre el tratamiento de cicatrices patológicas, pero muchos menos sobre su forma de prevención. Sin embargo el tratamiento con toxina botulínica, tal y como hemos explicado anteriormente,  para minimizar la cicatriz desde el mismo momento de la cirugía es muchísimo más eficaz, consigue mejor aspecto estético, menos esfuerzo terapéutico y menor coste.

Por supuesto, si se cuidan al máximo factores como la orientación de la herida siempre que se pueda, realizando una sutura perfecta y minuciosa, y se siguen al pie de la letra los cuidados postoperatorios (desinfección y limpieza de la herida, fotoprotección, etc), las posibilidades de mala cicatrización serán menores.

No obstante, no siempre estas medidas tienen éxito, y hasta hace poco solo contábamos con tratamientos tópicos domiciliarios (cremas, geles y apósitos) cuya eficacia es discutida según los casos. *estudio publicado por  Body Aesthetic Research Center de San Luis (EE UU)

No hay comentarios

Comentar

Call Now Button