Masaje de drenaje linfático: Beneficios después de una intervención quirúrgica

El masaje de drenaje linfático es una técnica cuyo objetivo es activar el sistema linfático para mejorar la eliminación de líquido, y células de desecho.

¿ Por qué es beneficioso estimular el sistema linfático tras una intervención de cirugía estética?

El sistema linfático es parte fundamental del sistema inmunitario de nuestro cuerpo. Está formado por órganos, ganglios linfáticos, conductos, y vasos linfáticos que producen y transportan linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. La linfa es un líquido compuesto de glóbulos blancos que combaten las bacterias en la sangre, y de quilo, un fluido que contiene proteínas y grasas. Los ganglios linfáticos producen células inmunitarias que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. Filtran el líquido y eliminan material dañino. Cuando las bacterias son reconocidas en el líquido linfático, los ganglios producen más glóbulos blancos para poder  combatir así mejor la infección.

Más que una pauta es casi una obligación realizarse un número determinado de masajes de drenaje linfático después de haberse sometido a una intervención de cirugía estética, como puede ser la lipoescultura, abdominoplastia o aumento de pecho. También forma parte del postoperatorio de intervenciones faciales como el lifting o la cirugía de párpados o blefaroplastia.  El principal objetivo es acelerar la recuperación del paciente y se consigue porque la técnica reduce la inflamación,  estimula la eliminación de líquidos retenidos, propicia la reabsorción de hematomas, y ayuda a que el tejido vuelva a su status lo más rápido posible.

Técnica de masaje de drenaje linfático manual

El masaje de drenaje linfático manual es una técnica que no es nada invasiva y es beneficiosa para mejorar la salud y vida de los pacientes, siempre y cuando el masaje lo realicen profesionales. Es recomendable que formen parte de la Unidad de Cirugía Estética que ha llevado a cabo la intervención, ya que de esta manera el cirujano puede marcar mejor las pautas según la necesidad específica del paciente.

A nivel general, la técnica consiste en series de maniobras con suaves movimientos que favorecen el tránsito de la linfa que puede hallarse estancada tras la operación. El masaje activa la circulación de este fluido y de forma rápida mejoran los cuadros edematosos y las inflamaciones. También aligera la retención de líquidos.

Técnica de masaje de drenaje linfático mecanizado o con ventosas ( LIMPHODRAINER)

Manual o mecánico el objetivo de este tipo de terapia es el mismo: Activar el  sistema linfático superficial para eliminar el líquido tisular y moléculas de gran tamaño para  facilitar su evacuación lo más rápido posible. La  técnica mecanizada o con ventosas no es invasiva y estimula  el metabolismo de forma muy rápida. Alta tecnología que consigue regenerar las células en sesiones más cortas que el modo manual. No obstante, es aconsejable que el personal médico cualificado sea quien determine una u otra modalidad. 

Más beneficios…

masaje drenaje linfático

No es necesario pasar por quirófano para realizarse el masaje de drenaje linfático. La terapia es apta para depurar el organismo, estimular la función renal y calmar el sistema nervioso. También incrementa los resultados en tratamientos de varices, celulitis y favorece los tratamientos para la hipertensión e hipotiroidismo.

En definitiva es mucho más que un masaje terapéutico, porque es compatible con muchos planes de belleza ya que  mejora y uniformiza el color y textura de la piel, y estimula la oxigenación.