OLVÍDATE DE LAS DIETAS MILAGRO

Las dietas milagro no son la meta de una pérdida de peso saludable. De hecho los especialistas aseguran que son el principal obstáculo para mantener a ralla la báscula. La obesidad y el sobrepeso son la consecuencia inmediata de diferentes trastornos que pueden ser hormonales, de origen genético o alteraciones metabólicas. Por eso, abordar el control de peso únicamente desde el prisma de la dieta no es suficiente ni preciso, porque las causas son múltiples y deben ser tratadas por diversos especialistas en control de peso ( nutricionistas, endocrinos, endoscopistas, psicólogos especializados en trastornos metabólicos y entrenadores personales) que estudian cada caso y llevan a cabo unos cambios de hábitos de vida, para lograr una pérdida de peso real unida al restablecimiento de la salud.

10 razones de peso para no creer en las dietas milagro y buscar el origen del sobrepeso

1- Aprende a reconocer una dieta milagro. Generalmente basan el plan dietético en el consumo de un único alimento o de un conjunto de alimentos determinado. Por ejemplo, la dieta de la alcachofa, o la dieta de los alimentos de color verde.
2- Este tipo de dietas no están pautadas por Dietistas-Nutricionistas ni Médicos. Generalmente son publicadas en revistas, internet o en el post de un amigo o conocido.
3- Las dietas milagro son dietas desequilibradas que incluso a corto plazo pueden generar déficits nutricionales importantes que llegan afectar a nuestra salud. Son dietas sin un control médico específico.
4- A diferencia de una dieta pautada, no tienen en cuenta las características específicas de cada individuo. Son completamente generalistas y olvidan las necesidades concretas que requieren ciertas patologías o alteraciones de salud basales.
5- Este tipo de dietas no detecta el origen multifactorial del sobrepeso. Es decir, no tienen en cuenta la actividad física, los ritmos circadianos, los análisis de sangre…etc. Simplemente basan su protocolo en un pequeño y desequilibrado cambio nutricional.
6- Los objetivos de este tipo de dietas suelen enfocarse a corto plazo (perder en 10-15 días un peso determinado). No tienen en cuenta la importancia de formar unos hábitos durante el proceso, que sean duraderos en el tiempo.
7- Son dietas sin un seguimiento antropométrico de calidad, por lo que los resultados pueden ser falsos. En estos casos la mayor pérdida de peso se produce consecuencia de la disminución de agua corporal, pero no de grasa total.
8- En muchas ocasiones al estar desequilibradas a nivel nutricional, pueden producir pérdida de masa muscular, lo que a medio-largo plazo genera efecto rebote o efecto yo-yo.
9- Las dietas milagro utilizan en muchas ocasiones productos específicos con el nombre de la misma dieta cuyo origen, en muchas ocasiones, no está verificado por los organismos competentes y que por tanto, suponen un riesgo para la salud.
10- Sólo a través de un equipo de profesionales que detecte las necesidades específicas de cada individuo, se pueden realizar planes nutricionales tan restrictivos. Además su uso está reservado para situaciones muy concretas. De esta manera evitaremos problemas de salud en un futuro.