ACOMPAÑAMIENTO PSICOLÓGICO EN EL CONTROL DE PESO

Son muchas las personas que relacionan el control de peso con hacer dieta y ejercicio físico , y también son muchas las que han podido comprobar que solo con eso no es suficiente ya que lo intentan una y otra vez y no logran conseguir su objetivo. Una de las principales causas de esta falta de resultados es no tener en cuenta los aspectos emocionales.

En ocasiones el sobrepeso y la obesidad son la punta del iceberg de un problema con raíces mucho más profundas. Observamos a menudo como las personas obesas presentan sí­ntomas claros de depresión, ansiedad, baja autoestima o falta de autocontrol de impulsos que afectan tanto a los aspectos personales, familiares o sociales. Por todo ello, pensamos que para que se produzca un cambio positivo y duradero en el paciente es necesario además de una alimentación saludable y la práctica de actividad física de forma regular que se le ayude a gestionar sus estados emocionales, potenciar su aceptación y aumentar su confianza. Además de generar nuevos hábitos  en relación a la comida que ayuden a prevenir recaer de nuevo en comportamientos que nos lleven a recuperar el peso.

Desde la unidad metabólica y de control de peso ofrecemos al paciente un acompañamiento basado en técnicas psicológicas y herramientas de coaching y de programación neurolingüística (PNL). De esta manera nos aseguramos de que cada cliente aprende de forma personalizada todo lo necesario para generarse una nueva manera de pensar que le lleve a sentirse bien y adquirir un nuevo estilo de vida.

Pautas relacionadas con la conducta de comer

Mientras la parte nutricional se encarga de determinar qué comer en función de las características personales de cada paciente, en la parte psicológica determinamos cómo comer de forma adecuada para favorecer una alimentación consciente.

CONTROL DE PESO: GESTIÓN DE LAS EMOCIONES

control de peso

¿Cuántas veces comemos porque tenemos hambre? Menos de las que imaginamos. Los motivos principales para comer pocas veces se relacionan exclusivamente con la sensación de tener apetito. Cada vez es más común que las personas coman por aburrimiento, por ansiedad, para premiarse o para castigarse. De ahí­ que las personas con sobrepeso u obesidad sientan a menudo emociones como la culpa, frustración, insatisfacción, vacío emocional, carencias afectivas, etc.

Autoestima y auto-concepto

Ayudar a las personas a reconciliarse con su propio cuerpo es uno de los objetivos principales. Aprender a quererse tal como somos, descubrir nuestro potencial y apadrinar las partes que no nos gustan nos permite vivir desde la integración evitando así­ los conflictos internos y el malestar emocional.

La alimentación es un tema complejo que requiere ser abordado desde un enfoque multidisciplinar, por eso pensamos que es indispensable la figura del psicólogo que trabaja de forma coordinada con el equipo de nutricionistas, endocrinos y entrenadores personales.

Se trata de vivir el proceso de adelgazamiento como un camino de crecimiento personal, en el que cada profesional le facilitará las herramientas necesarias para superar los obstáculos que se vaya encontrando mientras camina acompañado durante todo el trayecto.

Mamen Garrido

Psicóloga en Instituto Médico Ricart