Botox

¿QUÉ ES EL BÓTOX?

La inyección de bótox o toxina botulínica es el tratamiento estético sin intervención quirúrgica más popular del mundo.

Según datos de la Sociedad Internacional de Cirugía Estética (ISAPS). En el año 2017, se administraron 5.033.693 tratamientos a nivel global, con un incremento del 1% respecto al año anterior. El bótox ha pasado de ser un rumor sobre famosas en las páginas de sociedad a una solución real para muchas personas –especialmente mujeres, que quieren evitar los efectos más visibles de la edad.

El bótox es un medicamento y como tal hay que emplearlo, requiere una dosis adecuada y una zona adecuada de infiltración, si se pone en un músculo que no toca, el efecto estético puede ser desastroso. Y si se aplica un producto de mala calidad o muy diluido para aprovechar más las unidades, el resultado es que la duración va a ser mínima o el efecto mínimo. Desde el equipo de medicina estética de IMR también desmontan falsos mitos alrededor del bótox: «El bótox ni hincha, ni da volumen ni se pone jamás en los labios. El bótox es un tratamiento muy sencillo que produce una mejora inmediata y cuyo resultado debe pasar totalmente desapercibido para una persona ajena a este campo. Si vemos un tratamiento que llama la atención, es que el médico se ha equivocado. La recomendación de nuestros especialistas para todas aquellas personas que estén interesadas en inyectarse bótox,  es la de acudir a centros dermatológicos autorizados y avalados por personal médico estético o dermatológico especializado.

clinica botox valencia

PARA QUIEN ESTA INDICADO EL BÓTOX

La toxina botulínica está indicada tanto para hombres como para mujer y es uno de lo tratamientos más eficaces para tratar las arrugas de expresión visibles en la frente y que aparecen al fruncir el entrecejo. Además de su eficiencia para eliminar las líneas de expresión de forma inmediata y sencilla, esta neurotoxina tiene también la ventaja de ser reversible y de lograr un efecto rejuvenecedor sin la necesidad de pasar por el quirófano. Su aliado suele ser el ácido hialurónico, polisacárido de gran capacidad para reconstruir las fibras que forman parte del tejido dérmico y que otorga volumen. Pero, si lo que pide a gritos la piel es mejorar su apariencia con un extra de luminosidad, el resultado viene de la mano del uso de dermo-cosmética que combine un potente coctel de antioxidantes, vitaminas y ácido hialurónico.

Como hemos comentado, el botox funciona de forma muy efectiva a la hora de eliminar las arrugas. Sin embargo, a partir de cierta edad aparecen otros problemas que no se deben tratar con esta toxina, como el descolgamiento, el aumento de flacidez, la pérdida de densidad en la piel o de fuerza en la musculatura. Por ello, cuando se notan esos signos, quizá sea necesario abandonar el botox ya que este no será capaz de conseguir los resultados esperados. Y dejar que el especialista en tratamientos médicos faciales paute el tratamiento adecuado para cada problema o patología.

En cuanto a la edad en la que se puede comenzar a utilizar el procedimiento, dependerá del paciente y el estilo de vida que lleve. Dado que es un tratamiento mínimamente invasivo, a partir de los 30-35 podría ser una buena edad para empezar. Las infiltraciones de Botox permite iniciarse de forma más precoz en los tratamientos médico estéticos, siendo uno de los tratamientos de puerta de entrada a la medicina estética.

botox valencia

En caso de necesitar más información, por favor no dude en llamarnos al 960 619 002

Call Now Button