rosacea_03

Cómo controlar la rosácea y calmar tu piel

La rosácea es una enfermedad inflamatoria de la piel que se caracteriza las rojeces persistentes generalmente ubicadas en el centro del rostro. A medida que la patología avanza, los pequeños vasos sanguíneos de la cara se van dilatando y aparecen venitas visibles y rojeces que se van haciendo permanentes con el tiempo.

Entre las causas de la rosácea se encuentran: la predisposición genética y la alteración de los vasos sanguíneos y pequeños nervios del rostro, los cuales responden de forma exagerada a ciertos estímulos, como pueden ser los cambios de temperatura, el consumo de alimentos picantes o la aplicación de diversas cremas. También el exceso de grasa y un aumento del tamaño de las glándulas sebáceas, el deterioro de la función barrera de la piel, haciéndola más reactiva y la reacción excesiva a Demodex, un ácaro presente en nuestra piel.

Sabemos que la rosácea, aunque no sea una patología grave desde el punto de vista médico, afecta mucho a las personas que la sufren: miedo a los cambios de temperatura, molestias por la sensación de calor o quemazón en el rostro, complejo por la presencia de granos, tristeza porque todo te irrita… Por este motivo, queremos que entiendas qué es la rosácea, por qué aparece y cómo la tratamos para que desde hoy puedas empezar a vivir a gusto con tu piel controlando tu rosácea.

rosacea_02
  • La higiene de la cara en la rosácea tiene que ser idealmente con agua micelar o leche limpiadora, ya que el agua del grifo tiene muchos minerales y provoca resequedad en la piel, pudiendo causar más inflamación en la rosácea.

  • El objetivo es restaurar la función barrera de la piel con rosácea. Para ello, la rutina cosmética debe basarse en productos con pocos activos que sean hidratantes, calmantes, regenerantes y que no tengan perfumes ni alérgenos.

  • Es necesario utilizar cremas medicadas de formulación magistral que ayuden a reducir la población de Demodex, el ácaro responsable de la inflamación que cursa con la rosácea.

¿Por qué tengo rosácea? Demodex es el culpable

Los pacientes con rosácea son especialmente sensibles a la presencia de unos ácaros que existen en la piel llamados Demodex. El Demodex es un acaro minúsculo que forma parte de la piel del ser humano, de la flora normal. Los pacientes con rosácea presentan alta población de estos ácaros y sensibilidad a los mismos, provocando una especie de reacción inflamatoria y mayor enrojecimiento dando pie a la aparición de eritema, pápulas y pústulas (granitos).

Nos lo explica en el siguiente video el Dr. Ricart:

Solicita información

*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Nuestras Clínicas

Tarifas y financiación

En IMR trabajamos con compañías de seguros. Accede al listado completo de tarifas de dermatología en cada una de nuestras sedes para conocer el precio aproximado de tu tratamiento para la rosácea y nuestros sistemas de financiación. Ten en cuenta que el presupuesto puede variar ligeramente tras el diagnóstico presencial del paciente.