UNIDAD DE GINECOLOGÍA

Cuidamos la salud íntima de la mujer a lo largo de todas las etapas de su vida

La salud de la mujer a nivel ginecológico se centra en tres etapas, y en cada una de ellas se atiende a diferentes aspectos.

A partir de la adolescencia y hasta los 30 años, es importante prevenir las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), se trata de una franja de edad en la que las mujeres son sexualmente más activas y por tanto también se ponen en marcha métodos de anticoncepción para evitar embarazos no deseados. Durante esta etapa también es importante realizar controles y pruebas de detección precoz de posibles alteraciones, como la citología cérvico vaginal que consiste en la toma de una muestra de las células de la vagina y del cuello uterino.

La franja intermedia que comprende los 30 y 50 años precisa un control más riguroso que comprende pruebas programadas como la citología y ecografía ginecológica para hacer un estudio exhaustivo tanto del útero como de los ovarios. También incluye ecografía de mama o mamografía en el caso de algún hallazgo en el primer examen físico, así como un control analítico.

GINECOLOGÍA valencia

La menopausia marca la tercera etapa del ciclo hormonal de una mujer, y es el momento en que cesa la actividad de los ovarios. Se trata de un periodo en el que se deben priorizar aún más los controles rutinarios y en caso de posibles alteraciones actuar de la forma más precoz posible. Se mantienen la prueba de Papanicolau o citología así como el estudio integral de mamas que incluye ecografía y mamografía y se añade la prueba de la densitometría para valorar la salud de los huesos.

PATOLOGÍAS GINECOLÓGICAS:

INFECCIONES VAGINALES

Las infecciones e inflamaciones vaginales son muy comunes entre las mujeres y su origen es muy diverso:

  • Exceso de humedad en la zona vaginal.
  • Ingesta de determinados medicamentos
  • Alteración de la flora normal genital
  • Sudor
  • Infecciones de transmisión sexual.

Pueden dar síntomas diversos desde picor genital, flujo maloliente, dolor con las relaciones sexuales y/o dolor crónico.  Si la paciente presenta alguno de estos síntomas, nuestro equipo especializado en ginecología clínica y funcional le realizará cultivos y exámenes específicos para poder pautar el tratamiento más adecuado para que mitiguen las molestias.

 

ALTERACIONES DEL CICLO MENSTRUAL

Hay mujeres que presentan ciclos menstruales regulares todos los meses y de repente sienten una alteración ya sea que los ciclos sean más largos, o más cortos o aleatorios o que no venga la regla, esos son los llamados desajustes hormonales. Estos desajustes pueden ser comunes durante la adolescencia y la premenopausia. O puede que la mujer sufra estas alteraciones desde siempre. Si se aprecian alteraciones del ciclo es necesario realizar un diagnóstico ginecológico mediante:

  • Exploración ginecológica
  • Ecografía ginecológica
  • Y según la sintomatología se puede solicitar un análisis de sangre con un perfil hormonal.

Estas alteraciones pueden deberse a alteraciones hormonales, endometriosis, pólipos, quistes en el ovario u otras patologías que nuestros especialistas estudiaran y pautaran el tratamiento más adecuado para que nuestras pacientes puedan tener un ciclo menstrual regular según el caso.

 

ENDOMETRIOSIS

La endometriosis en una patología benigna que afecta a un 10% de mujeres en edad fértil y puede causar dolor e infertilidad (se estima que 4 de cada 10 mujeres que padecen endometriosis pueden tener dificultad para conseguir un embarazo espontáneo).

Esta enfermedad se manifiesta cuando el endometrio, que es la capa de mucosa que recubre el útero por dentro, se expande y asienta en otras áreas del abdomen que no le corresponden llegando a formar quistes que generan dolor y dificultad de embarazo.

Sus síntomas a menudo se confunden con molestias propias del ciclo, pero son muy variables y se debe prestar atención a:

  • Dolores menstruales
  • Dolor abdominal fuera del ciclo menstrual
  • Molestias durante las relaciones sexuales
  • Problemas de fertilidad

Nuestro equipo de especialistas en ginecología clínica y funcional realiza una exploración completa a nuestras pacientes que incluye examen clínico, ecografía y si es necesario otras pruebas de imagen como Resonancia Magnética para poder decidir el tratamiento más adecuado, que dependerá de diversos factores como la edad, los síntomas, o el deseo de ser madre. En algunos casos la solución puede ser farmacológica, pero en otros puede resultar necesario realizar una intervención quirúrgica.

 

SINDROME DEL OVARIO POLIQUÍSTICO (SOP)

El Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP) es un problema que afecta a un 13% de las mujeres en edad reproductiva, y puede provocar alteraciones a nivel hormonal, metabólico y cardiovascular. El primer signo suele ser un ciclo menstrual irregular, a medio plazo puede dar problemas de fertilidad y a largo plazo puede dar problemas a nivel metabólico como ser un factor de riesgo en desarrollar diabetes y obesidad, o problemas cardiovasculares como predisposición en hipertensión arterial.  Existe un alto porcentaje de predisposición genética en esta patología y diversos factores pueden agravar la enfermedad, como el sedentarismo o una dieta inadecuada.

Su sintomatología es muy diversa:

  • Acné y piel grasa
  • Vello en zonas más varoniles como las patillas, en la barbilla, en la areola de los pezones o en la espalda
  • Ciclos irregulares o ausencia de regla entre periodos
  • Ovarios que presentan un número elevado de folículos
  • Dificultad para perder peso
  • Caída del cabello
  • Dificultad para quedarse embarazada

Para poder obtener un diagnóstico preciso, nuestro equipo de especialistas realiza un conjunto de pruebas que incluye: una analítica de sangre y una ecografía ginecológica. De esa forma se analiza si la paciente tiene un nivel de hormonas masculinas (andrógenos) más elevado de lo normal y los ovarios de aspecto poliquístico, característicos de esta patología.

Según el resultado se pautará tratamiento farmacológico que incluye un tipo de tratamiento hormonal anticonceptivo, dieta específica, suplementos vitamínicos y tratamiento estético. De esa forma actuar ante los problemas de acné y exceso de vello a corto plazo y para prevenir posibles complicaciones futuras como son la obesidad, la diabetes, la hipertensión o cardiopatías.

En prácticamente todos los casos, nuestros especialistas recomiendan un control dietético y de hábitos de vida saludables para poder mejorar la salud cardiovascular y la regularidad menstrual.

Por otra parte, si la paciente desea quedarse embarazada, puede ser que le cueste pues esos ciclos menstruales irregulares muchas veces son ciclos anovulatorios, es decir, en los que no se produce la ovulación y por ello se le indica un tratamiento hormonal diferente que sea inductor de la ovulación.

Sea cual sea el caso, el tratamiento del síndrome del ovario poliquístico se debe abordar de forma multidisciplinar para poder ofrecer mejor solución. Nuestro equipo de ginecología trabaja en conjunto con el de endocrinología y nutrición para poder establecer medidas de control en el estilo de vida de nuestras pacientes.

 

MIOMAS Y PÓLIPOS

Los Miomas y los pólipos son los dos patologías benignas más frecuentes que suelen afectar al útero, y puede provocar problemas en la fertilidad.  Muchas mujeres no saben que los padecen, ya que sus síntomas suelen confundirse con sangrados irregulares propios del ciclo menstrual. Sus síntomas son:

  • Sangrado entre períodos.
  • Menstruación abundante que puede incluir coágulos
  • Sentir presión en la parte baja del abdomen y calambres en la pelvis.
  • Sufrir dolor durante el mantenimiento de relaciones sexuales.

El tratamiento de estas alteraciones depende de los síntomas y puede ser únicamente farmacológico y en casos más graves puede ser necesario realizar su extirpación.

 

INFERTILIDAD

La infertilidad, es el deseo de querer ser madre y padre y no conseguirlo. En el caso de tener pareja, se considera que es necesario realizar pruebas de fertilidad a partir del año de estar intentándolo con las relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos.

En nuestro centro realizamos un historial médico personalizado, así como un estudio ginecológico y hormonal completo para buscar las causas por las cuales no se obtiene el embarazo.

 

Fallo ovárico precoz

La insuficiencia ovárica precoz es una patología que afecta a 4 de cada 10 mujeres en edad fértil y muestra la ausencia de actividad del ovario, adelantándose por tanto a la menopausia.

Se le atribuyen múltiples causas entre las que destacan:

  • Deficiencias enzimáticas
  • Anormalidades cromosómicas
  • Enfermedades autoinmunes
  • Quimioterapia y/o radioterapia
  • Ooferectomía, es decir, extirpación de los ovarios, o menopausia quirúrgica
  • Histerectomía total, es decir, extirpación del útero y de los ovarios.
  • Infecciones pélvicas o abdominales
  • Herencia genética familiar

Nuestros especialistas realizan analíticas específicas y control de imagen para pautar el tratamiento más adecuado ya que un elevado número de mujeres que padece esta patología tiene riesgo de desarrollar osteoporosis, sobre todo si son fumadoras, y de sufrir enfermedades cardiovasculares. Dependiendo del caso se pautará Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) o píldoras anticonceptivas combinadas (estrógenos-progesterona) o implantes subdérmicos hormonales combinados.

 

VITÍLIGO GENITAL FEMENINO

El vitíligo es una enfermedad de la pigmentación adquirida, que causa pérdida de los melanocitos funcionales que producen tonalidad en la piel. Se manifiesta a partir de los 20 años a través de manchas blancas- Puede manifestarse en otras partes del cuerpo y a nivel genital generalmente afecta a la vulva y la vagina. Es una patología autoinmune y también puede influir el factor genético y el desequilibrio hormonal en su desarrollo. No es contagioso y no se transmite a través de las relaciones sexuales. El tratamiento del vitíligo genital femenino suele ser tópico mediante cremas y ungüentos específicos que pueden incluir corticoides.

 

PSORIASIS VAGINAL Y VULVAR

La psoriasis vaginal y vulvar es una enfermedad no contagiosa que tiene lugar en los genitales femeninos. Afecta a las mujeres a partir de los 20 años y su origen tiene un componente hereditario. Se activa con la aparición de infecciones víricas y afecta el pubis sin extenderse hasta el interior de la vagina.

Su sintomatología contempla enrojecimiento en la zona, picor y sequedad.

No existe un tratamiento que proporcione una solución definitiva, pero sí se puede prevenir su aparición haciendo uso de cremas específicas y manteniendo unos buenos hábitos higiénicos en la zona genital. Para las crisis agudas de psoriasis nuestro equipo dermatológico y ginecológico evalúan en conjunto al paciente para pautar tratamiento específico mediante fórmulas magistrales o fototerapia.

 

Eccema genital

El eccema genital afecta a mujeres de todas las edades, pero son más propensas las de edad avanzada como consecuencia de la falta de hormonas, y aquellas mujeres que padecen obesidad o sobrepeso. Se trata de una enfermedad autoinmune que se manifiesta a través de una inflamación que puede causar picor en la vagina. Se trata con jabones, pomadas y productos íntimos específicos.

 

Dermatitis por contacto

El uso de jabón, crema o lubricante en la zona íntima puede provocar dermatitis (inflamación en la piel) dando lugar a enrojecimiento, comezón, heridas y hasta ampollas. Ante cualquiera de estos síntomas nuestro equipo de ginecólogos y dermatólogos pautan el tratamiento más adecuado para cada paciente ya sea antihistamínicos, antiinflamatorios o tratamiento tópico calmante.

 

Liquen escleroso

El liquen escleroso es una enfermedad crónica que padecen generalmente las mujeres post menopaúsicas y se manifiesta inicialmente a través de manchas blancas y lisas en la piel que posteriormente producen grietas cambiando su tonalidad hacia marcas rojas o moradas. Es una patología cuyas causas están relacionadas con el sistema inmunológico y el desequilibrio hormonal. Su diagnóstico incluye una biopsia para descartar posible malignidad. Nuestros especialistas pautan esteroides tópicos para su tratamiento y realizan un seguimiento periódico a las pacientes que lo padecen.

 

Condilomas o infección por VPH

El Virus del Papiloma Humano (VPH) afecta entre 7 y 8 de cada 10 mujeres sexualmente activas.  Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología, cada año se diagnostican en España entre 3.500 y 4.000 nuevos casos de infección por el VPH.

Es una enfermedad que se transmite por contacto vía sexual incluso a pesar de utilizar preservativo, ya que este protege de manera eficaz en las ETS que se transmiten por fluidos, pero sólo protege de forma parcial en el caso del VPH. Es decir, una persona puede contagiarse a pesar de no existir penetración, si hay contacto de piel con piel, piel con mucosa o mucosa con mucosa.

Se manifiesta con la aparición de condilomas acuminados (verrugas), displasias (lesiones precancerosas) y carcinomas. No obstante, uno de los principales problemas de esta enfermedad es que no siempre presenta lesiones visibles y por eso los controles ginecológicos y dermatológicos son vitales para su prevención y detección precoz. Las lesiones cutáneas que produce pueden tratarse con medicamentos, crioterapia (nitrógeno líquido), láser o incluso cirugía. El tratamiento del VPH en el cuello uterino a veces consiste en un seguimiento estricto, otras veces implica la extirpación mediante conización, es decir, una intervención quirúrgica menor en la que se extirpa el área del cuello uterino afectado con células precancerosas y otras veces puede ser necesario la extirpación del útero mediante una cirugía mayor.

No obstante, se puede ser portador asintomático del VPH, por lo que las lesiones pueden reaparecer en la misma u otras áreas.

 

Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)

Las ETS, valga la redundancia, se contraen por las relaciones sexuales. Las más conocidas son Chlamydia, Sífilis, Gonorrea, Herpes genital o el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). Más del 50% de los casos se contraen entre los 20 y 30 años.

Algunas de ellas tienen manifestaciones típicas en la piel, como pueden ser pequeñas ampollas agrupadas en el caso del Herpes genital o una úlcera plana con bordes elevados llamado chancro en el caso de la Sífilis.

Nuestros especialistas realizaran un estudio mediante cultivo de la lesión y una muestra de sangre para detectar anticuerpos de las ETS y así pautar el tratamiento específico ya sea mediante cremas o tratamiento oral antivíricos o antibióticos según el caso.

Consulta todo lo que nuestra unidad de ginecología regenerativa y estética puede ofrecerte

 

En caso de necesitar más información, por favor no dude en llamarnos al 960 619 002

Call Now Button