Capilar

La caída del cabello es uno de los principales motivos de consulta dermatológica. Un problema que afecta al 50 % de los hombres y al 25 % de las mujeres. Esta pérdida puede ser estacionaria, temporal, o puede tratarse de una patología más compleja.

Un diagnóstico especializado es el único que puede dictaminar la carencia particular, y la tricología es la ciencia que se ocupa de la evaluación y tratamiento de las alopecias y problemas del cabello.

Los dermatólogos están capacitados para diagnosticar y tratar cualquier tipo de alopecia o problema capilar, pero los dermatólogos-tricólogos poseen una especialización más amplia en aspectos relacionados con el cuero cabelludo y los folículos pilosos.

En este sentido, nuestra unidad de medicina capilar está dirigida por especialistas en trasplantes capilares y miembros de la Asociación Internacional de Cirugía Capilar I.S.H.R. (International Society Hair Restauration). Trabajamos e investigamos activamente para ofrecer siempre los tratamientos más novedosos, menos invasivos y más efectivos.

El periodo de vida del pelo pasa por varias fases: La anágena o de crecimiento que dura aproximadamente 7 años. Otra de transición que en términos médicos se denomina catágena y por último telógena o fase de reposo en la que el pelo muere y permanece en la cabeza hasta que de nuevo es empujado por el pelo que nace y comienza su fase anágena. Los pacientes que presentan problemas capilares sufren alteraciones en la fase de crecimiento y deben someterse a un estudio que nuestros especialistas realizan con el método trichoscan para verificar el tipo de patología que padecen.  Existen multitud de tipos de alopecia y para cada tratamiento específico e individualizado que puede consistir en únicamente una terapia con medicamento tópico o un procedimiento más amplio con diferentes técnicas como mesoterapia de vitaminas o combinada con plaquetas. En otros casos, la solución definitiva es el trasplante capilar o injerto de unidades foliculares.